Cookie Consent by FreePrivacyPolicy.com Programa16 | Tour Universo Mujer

Programa 16

La primera regla es intentarlo.

La segunda regla intentarlo otra vez.

No importa el tamaño.

No romperán la formación.

No podrán detenerme.

Todos tenemos sueños y para convertir los sueños en realidad necesitamos determinación, dedicación, disciplina y también esfuerzo.

El trabajo está hecho, sólo entra y disfruta.

Programa 16

EL CAMINO

Un torneo en juegos olímpicos supone un viaje largo, además es un torneo pues muy exigente.

La dificultad, las adversidades y lo bonito del camino no. Yo siempre digo que cuando sea mayor y le explique a mi hijo pues mi vida como deportista recordaré ese camino, no esas medallas, al final las medallas son una consecuencia de todos los valores que he ido aprendiendo durante el camino y todas las adversidades que he ido afrontando, detrás de estas medallas hay muchas caídas, mucho aprendizaje.

En el deporte la actitud nos hace capaces de todo, si trabajas duro y en silencio los éxitos harán mucho ruido.

Ese camino hasta llegar al éxito que muchas veces se nos olvida no, nos quedamos sólo con los éxitos, pero no, no, no, hay momentos malos también, hay que superarlos.

Bueno, esta medalla para mí no sé, supone no sé, estoy cómo muy orgullosa de lo que significa, de mi familia, del camino que hemos recorrido, de saber que a pesar de haber andado sobre una línea muy fina donde en algún momento me podría haber caído a un lado y otro por dejar de creer en mí misma, supe ser fuerte, seguir creyendo en mi interior.

Si quieres puedes.

Que los límites te los marcas tú y que una discapacidad no es más que una cosa con la que se convive, no tiene por qué ser el límite de nada sino el comienzo de una historia que se escribe de una manera diferente.

Tienes que disfrutar de estar ahí, porque si no al final, no ha merecido la pena todo ese camino.

El titular de mi vida es todo esfuerzo y sacrificio tiene su recompensa.

Programa 16

Entonces puedes disfrutarlo mucho más.

Me ha dado cuenta de eso, que lo más importante son los valores que me ha dado el deporte, las vivencias, los detalles de ese camino no, ese compartir con mis compañeras, el respeto al rival, el trabajo, el esfuerzo, el liderazgo, no sé, el deporte creo que es una lección de vida, no sólo a nivel profesional sino de vida, así que estoy muy satisfecha no solo de esta foto, de estas medallas, sino de todo lo que ha aprendido durante este camino.

Tú has vivido en dos ocasiones, has sentido la felicidad que supone clasificarse para unos juegos olímpicos en Río y en Tokio. Me imagino que eso como deportista, después de estar tantos años preparándote para ese momento tiene que ser la bomba no, como es.

Pues sí, es como cumplir el sueño que llevas y por el que llevas luchando tanto tiempo, además nosotras lo vivimos de dos formas diferentes, para Río obtuvimos la plaza gracias a la renuncia de, bueno gracias si, a la renuncia de Sudáfrica y en cambio para Tokio conseguimos la plaza clasificándonos en el preolímpico y la diferencia es notable no, la clasificación que conseguimos en Valencia para Tokio fue algo especial, estuvimos rodeadas de toda nuestra familia y nuestros amigos y el hecho de poder obtenerla jugando en casa con nuestra familia fue algo especial y que no olvidaremos.

Te sientes… bueno que no te lo esperabas no, yo en mi caso, por lo menos yo me no me esperaba, no sabía ni siquiera la mínima que me pedían para los juegos, simplemente iba compitiendo, viendo cómo me salían las competiciones y ya está, no tenía un objetivo de unos juegos, entonces pues yo cuando dicen la mínima pues muy contenta, de hecho cuando lo hice estaba mi madre conmigo, de aquellas que se podía tener público y bueno, pues grité, pero porque por la marca no, no sabía ni si había hecho mínima en ese momento, sino porque la marca me gustaba y entraría pues en ese momento pues súper contenta la verdad, cuando me lo dijeron también esa emoción de… joe pues qué bien, voy a ir a unos juegos, vivir la experiencia y muy bien.

Detrás de esta medalla olímpica hay muchos años de sacrificio, prácticamente 23 años llevo persiguiendo este sueño olímpico y la verdad que he sacrificado mucho, pero al final yo creo que todo sacrificio tiene su recompensa y al final lo he conseguido.

Vamos a disputar unos juegos ya era un sueño hecho realidad. Ir a Londres era un sueño para todas, entonces fue una intensidad de verano previo hasta llegar allí y solo teníamos ganas de llegar y de cumplir ese sueño.

Nosotras ya veníamos de ganar dos medallas entonces para nosotros era un campeonato más, aunque sabíamos que los juegos tenían algo especial porque nos lo habían contado, pero no habíamos vivido la experiencia nunca y hasta que no la vives y luego sobre todo cuando vuelves no te das cuenta de lo que es, es algo muy muy muy bestia, muy bestia. Los juegos son algo mágico sí, sí, sí, porque sobre todo, porque todos los deportistas sean, de la disciplina que sea, sean hombres son mujeres son tratados por igual, entonces eso ya es mágico en la sociedad en la que vivimos porque no ocurre en ningún momento más no, siempre decimos que el fútbol se come un poco el resto y tú una vez entras en la villa olímpica llevas el mismo chándal que Pau Gasol, el mismo que Rafa Nadal, el mismo que Mireia Belmonte y lo que se van contando son las medallas de tu país no, entonces convives en el mismo edificio que ellos y todos somos tratados por igual, con lo cual siempre digo que es mágico por eso, porque nunca ocurre esto no, es muy mágico, yo siempre digo que me gustaría que los juegos olímpicos fueran todos los años no, no sólo cada 4.

Soy historia, por eso quiero que conozcan mi historia, que conozcan quiénes fuimos y quiénes dimos los primeros pasos, que seamos un ejemplo para nuestras futuras generaciones y eso es lo que estoy

haciendo desde los 17 años que me retiré.

Programa 16

Un camino que recorres para obtener cualquier objetivo que te marques en la vida creo que merece la pena, porque solo el viaje, sólo el camino ya te hace ser mejor persona, el ganar, saber ganar, saber perder, los viajes, los compañeros, las experiencias.

Bueno, me enamoré del judo, me gustó, me gustó desde el principio. Se me daba bien, mi otra hermana Coqui lo dejó al poco tiempo entonces, lo curioso es eso, que yo tenía habilidades para hacer judo y me enganchó desde el principio.

No se puede comparar una medalla con nada, sobre todo porque son cuatro años de diferencia y pueden pasar tantas cosas. Yo siempre he dicho que cambiaba no sé, Roland Garros, un US Open por tener un oro olímpico o por una plata olímpica si no la tuviera, lo cambiaría sin mirarlo.

Es poder luchar por tu país, tener a la gente encima porque las sientes encima, entonces puedes disfrutarlo mucho más, la experiencia es única.

Mis primeros juegos olímpicos… ¡qué bien! bueno ahí tenía 17 años recién cumplidos que fui la benjamina, siempre he sido la benjamina de mi equipo, pero ahí en especial fui la más pequeña de toda la expedición española, la más pequeña de todos los deportistas españoles que íbamos a ir dado que era también la edad mínima para ir a esa competición y ahí se cumplió uno de mis sueños que era ser olímpica, fue bastante bien esta competición, hicimos dos ejercicios perfectos sin fallos y no podíamos pedir más.

Lo he soñado muchísimas veces poder ser campeona del mundo, pero realmente, en ningún momento he podido pensar que podría lograr ser campeona del mundo.

Y este último triunfo ser campeona del mundo ahora en el 2021 ya ha sido lo que faltaba, la guinda.

Ahora sólo recuerdo felicidad y mucho orgullo porque he conseguido lo que nadie ha conseguido en la historia y representar a tu país y creo que no podría decir que no ha merecido la pena.

Vence quien confía en sí mismo, quien nunca se rinde, que en un obstáculo veo una oportunidad, en una tormenta aguarda el arcoíris, en la caída aprende un nuevo camino y en la meta sabe que habita la recompensa. La pasión es el mejor aliado para marcarse un objetivo y para regatear a las adversidades.

Realmente un deportista que llega a unas olimpiadas es porque tiene muy claro lo que quiere.

Sola es más complicado, es diferente. Con tus compañeras pues mira esta tontería, míralo otro, venga vamos a hacer un vídeo, vengamos a reírnos y se hace mucho más llevadero todo.

Llegas a Tokio con esa responsabilidad, con esa ilusión, pero también con esa carga emocional también de miedo, de intentar hacer las cosas bien, ¿cómo gestionas tantas emociones?

Programa 16

Bueno es complicado, además veníamos de realizar buenos torneos previos y de tener buenos resultados, habíamos tenido un bronce en el campeonato del mundo y un bronce en el campeonato de Europa entonces, ya no sólo nuestra exigencia, sino la exigencia de nuestro entorno, de intentar conseguir por lo menos luchar por medallas pues eso sí que se notaba un poco sobre todo los primeros partidos en hacerlo bien y esa presión, yo creo que sí que la trasladamos un poco al campo, pero una vez que empezamos a rodar y olvidarnos un poco de lo externo fue cuando nos vino, nos sentimos mejor y pudimos obtener mejores resultados.

Evidentemente cuando tienes 16, 17 años todo lo que vives, lo vives muy intensamente. Yo creo que no lo vivimos o no lo disfrutamos tanto porque éramos muy jóvenes y al final cuando eres tan joven, realmente no entiendes realmente lo que estás haciendo, lo que lo que es estar en una final de un europeo y luego pues ganas, te ves en las portadas del marca, era algo impensable para nosotras.

Sí, yo creo que muchos sacrificios personales en ese momento pues dices, sabes que ha valido la pena porque realmente sólo hay tres medallas, todo mundo se prepara muchísimo para los juegos y aunque somos los mismos deportistas que los mundiales pues son una vez cada cuatro años, en este caso cinco, con lo cual hay la cuarta parte oportunidades que un mundial que en triatlón es todos los años y bueno, pues al final dejas mil cosas, no sé, arriesgas mucho para estar en los juegos y para para estar ahí y es pura magia o sea es que no existen palabras suficientes para describirlo sabes y ahora estamos hablando aquí y pues a la izquierda tengo a Eva que yo llevo ya bastantes años el para triatlón y la vi empezar en casa de campo cuando creo que fue su primera competición de triatlón y puedo ver todo el proceso que ha pasado en estos años para llegar a la triatleta que soy y la verdad que se me pone una sonrisa en la cara. Y por el otro lado tengo a Teri que compartí con ella muchos momentos en Pontevedra en tecnificación, bueno, David que es su marido pues me llevaba a clases, a fisioterapia, la he seguido desde hace un montón de años, porque ella lleva en los juegos de Sídney… yo tenía 12 años  y Teresa estaba en los juegos y ver que por fin… creo que puedo decir lo no,  que por fin tuviera ese premio que merece es como un premio a la constancia sabes, entonces he visto que en estos juegos he conocido historias que me hacen ver que al final si trabajas, solo por cabezonería, pues que muchas veces esto se consigue sabes.

Pues yo son una persona en realidad tranquila y normalmente gestiono bien mis emociones, pero claro, eso no quita que luego haya esa presión, esa pequeña presión. Eso sí, intenté que no fuera una presión mayor no por parte de… pues quiero hacerlo bien para que la gente pues esté contenta o para quedar bien por el país no, sino que pensé, bueno pues voy a hacerlo bien por mí no y luego ya pues los demás están, pero claro, es complicado llevar estas dos cosas. Yo sabía que lo iba a hacer bien porque una de mis pruebas iba confiada, super confiada de que iba a hacerlo muy bien que era el 100 y el 400 era una prueba que yo aún no lo domino no, porque es una prueba que apenas acababa entrenarlo tres meses antes de los juegos, entrenarlos en condiciones no, porque soy de 100 y 200, entonces allí el resultado ya era… bueno a lo que salga, vamos a ver, iba de primera en el ranking, pero no es una prueba que era mía no, entonces dije bueno, vamos a dar lo mejor de mí.

Sé que voy a coger medalla, no sé qué color, pero mi objetivo era quedar bien en el 100 y al final pues muy bien.

Muy bien... medalla de oro. Es que fuiste sobradísima. Yo tuve la suerte de ver esa prueba y es que no se te puede poner ni un solo pero Adi a esa gran medalla en los 100 metros, medalla de oro.

Muchas gracias.

Evidentemente cuando tienes 16, 17 años, todo lo que vives lo vives muy intensamente. Yo creo que no lo vivimos o no lo disfrutamos tanto porque éramos muy jóvenes y al final cuando eres tan joven no entiendes realmente lo que estás haciendo, lo que lo que es estar en una final de un europeo. Luego pues ganas, te ves en las portadas del marca, era algo impensable para nosotras.

A veces incluso cuesta creerlo.

Si no acompañan los resultados es mágico, pero no lo es tanto, entonces cuando se juntan ambas cosas vuelves y dices… nosotras es que tocamos prácticamente el cielo.

Todo es muy bonito y no sé, la sensación es que te explota el corazón.

Programa 16

EL DESTINO

En el tour universo mujer miramos al mundo desde la igualdad y el respeto. La igualdad es el alma de la libertad, la inclusión una fortaleza y es un destino.

El deporte para mí siempre significó mucho porque siempre lo he practicado desde muy pequeña, siempre hice de todo siempre probé de todo… Y me dio libertad porque nadie me puso límites por mi discapacidad.

Me ha ayudado a comunicarme sobre todo cuando yo empecé con Wada que era muy tímida, no me relacionaba con la gente. Me acuerdo de que cuando fui a la primera competición yo me comunicaba con Wada en el BlackBerry, en WhatsApp pero en BlackBerry, no sabía expresarme pero con tantas entrevistas que he tenido, la tele, como ustedes también pues me ayuda a comunicarme más y a veces me confundo pero me ha ayudado un montón la natación para comunicarme.

Lo más así que a mí me gustaría compartir con la gente, porque siempre digo que el mundo sería mucho mejor si todo el mundo pudiera pasar una hora de su vida en el comedor de la villa paralímpica, es entrar allí y ver gente de todos los países que bueno, prácticamente todas las naciones del mundo, pues algunos usuan en silla de ruedas, otros pues personas que no ven, con algún miembro amputado.

Bueno pues el 29 de septiembre de 2013 es el día que puedo decir que me cambia la vida. Me apunté a una marcha cicloturista con unas amigas del club de triatlón, en la sierra de Madrid en la Morcuera y bajando el puerto de Morcuera con la bicicleta se me fue en una curva y caí por un barranco de 7 metros.

Bueno entonces tuve ese accidente que me produjo una lesión medular, me rompí la espalda y bueno, pues ya te digo el día que cambió mi vida por completo.

Pues en su momento no me hubiera creído no, fue un momento muy complicado, la vida me giró 180 grados, nadie esperaba con 27 años que te de daño cerebral y estar en una cama y bueno, no lo elegí, pero sí que elegí luego el camino que quería. El deporte siempre ha sido mi pasión, siempre ha estado puesto en mi vida. Mi padre es atleta y para mí es alguien referente y en toda la vida he corrido no y yo solo me metí en la cabeza correr, cuando me decían caminar yo decía no, no, quiero volver a caminar, quiero correr, cuando puedo hacerlo no. Esa pregunta todos los días era la que hacía a los neurólogos, a los médicos y al final creo que salté el caminar y me puse a correr no. Pasaron seis meses para poder hacerlo, para volver a caminar, pero para mí fue muy sencillo y mi padre y yo un día cuando empezábamos a caminar sonreímos los dos, nos miramos y yo creo que hay saltó todo no, y yo le dije… ¿Te imaginas un día en las paralimpiadas? Se puso a llorar y yo en ese momento dije quiero ir a por ello, yo quería ir a por ello porque a mí no me preguntaron, pero sí que puedo elegir como encaminar ahora toda mi vida y en decidir vivir.

Programa 16

CAPACES

Las dudas y los miedos esos que en ocasiones nos frenan se superan con determinación, el esfuerzo y el sacrificio no entiende de género. Los retos nacen siempre con barreras. La constancia a todas las supera. El deporte invita a romper los límites para demostrarte a ti misma hasta donde eres capaz de llegar.

Un deportista de alto nivel soporta mucho estrés en la competición mucho, manejarlo es clave y como lo manejan, como aprenden a manejarlo durante su carrera deportiva puede marcar una diferencia brutal. 

Quizás pueda que tenga algo de responsabilidad a la hora de ser referente para muchas mujeres y sobre todo niñas adolescentes.

Yo creo que la psicología deportiva es lo que te hace ser al final mejor deportista, porque en la alta competición todo el mundo son… físicamente estás muy bien, técnicamente tienes un buen nivel, pero al final el que es más fuerte psicológicamente, el que es capaz de afrontar la presión en mejores condiciones, el que toma decisiones en un momento rápido, que todo eso es psicología deportiva, creo que es él el que al final es campeón.

Necesitaba ayuda psicológica y fue en el momento que di el paso de empezar las sesiones con el psicólogo del kart de León José Lombo.

Afrontar la competición los nervios, los miedos y es un trabajo largo, llevo años con él, pero sí que noto mejoría y mucha diferencia en comparación con aquellos años.

Bueno, pues ellas son mis compañeras que al final donde siempre nos hemos apoyado y siempre digo cuando me preguntan ¿quién es tu referente en el deporte? porque muchas veces dicen Gasol, Nadal, pues no, para mí son mis compañeras, porque al fin y al cabo son las que he tenido diariamente, he visto como entrenaban, lo que han luchado, lo que han superado y al final pues para mi referente son ellas que la he tenido muy cerquita.

La verdad que yo tardé muy poco en pensar, bueno estado muy cerca y poner el ojo enseguida en París. Yo tengo muchas ganas de seguir trabajando y bueno ese es un palo al final porque ha sido un año sobre todo muy extraño, muy difícil, pero también de conocerme muchísimo a nivel emocional y de cómo gestionar y yo creo que de esto podemos crecer y llegar a un objetivo nuevo. Yo tengo muchas ganas de empezar ya.

Cuando hago visitas a colegios cuento toda esta historia, entonces todos los niños y las niñas te miran como ¡ Wow !  En el último minuto, el penalti soñado de todos, y digo… ¿Y sabéis que pasó? y todos ¡Que metiste gol? ¡ Lo fallé ¡ Entonces hay como un silencio y ese silencio es el mismo que yo sentí en ese momento. Imagínate, tú colocas el balón para tirar el penalti más importante de… hasta ese momento era el penalti más importante de la selección de todo el fútbol femenino español y lo fallas.

Tenemos, el único rival que tenemos somos nosotros mismos, por lo tanto, la preparación mental es súper importante.

Programa 16

Pero en ningún momento dentro de la competición nos decimos nada porque es un momento clave en el que tenemos que dar todo hasta el final.

Si, Londres 2012 diría que es el momento más especial de mi carrera porque vino después de no poder ir a los juegos de Beijín después de 4 años luchando para ir a Pekín 2008, al final mi entrenadora no me llevó y me tuve que ir al mundial junior y para mí fue un momento durísimo, casi entro en depresión, llorando todo el día, quería dejar la sincro porque había estado cuatro años sin ir al colegio, sin ver a mis padres, sin hacer nada más que sincro para aquellos juegos.

Es verdad que este año no hemos podido clasificar, que ha sido un palo bastante duro porque ha sido un año muy extraño, pero yo personalmente tengo muchísimas ganas ya de empezar a trabajar, de aprovechar lo que he aprendido emocionalmente de mí, de cómo gestiono.

Digo mira, esto ya no lo voy… ya no me lo voy a perdonar nunca, pero al menos el hasta el final, ósea, si hay un mínimo de esperanza hay que intentarlo hasta el final.

Es verdad que hasta este ciclo olímpico hemos tenido dos de sequía, pero yo ya esa parte la he vivido un poco desde el intentar, incluso luchar yo misma por cubrir esas plazas. Cualquier deportista de un deporte olímpicos su máximas aspiración es esta. Es un evento especial, es un evento muy bonito y yo creo que los que practicamos deportes olímpicos lo tenemos dentro de nuestra mente.

Nunca perdí la fuerza y las ganas de volver con más fuerza aún. Sí que ahí estuve muy fuerte de cabeza, también bueno, es algo que trabajamos diariamente en el equipo nacional, tienes que estar preparada para todo para los momentos buenos y para los momentos malos como pueden ser las lesiones, que al final estás aquí arriba y por una lesión, no se sabe lo que puede pasar no, te lesionas y a lo mejor entra otra compañera tuya en tu lugar y hay que estar preparada para eso también.

Por suerte cada día aprendes una cosa nueva, nunca dejas de aprender y bueno, creo que siempre hay que ser humilde, fijarte en los mejores, escuchar consejos y así poder ser mejor y no dejar de aprender.

Fue un momento de gestionarlo todo a golpe de sonrisas como yo digo, fue un momento de vivir expresamente por y para lo que te apasiona, creo que lo tuve muy claro en el momento que estuve en esa cama, vi que mi vida no se podía quedar ahí, Mi vida no iba a ser estar en una cama o está una silla de ruedas, por eso aposté por lo que más amo en esta vida que es el deporte.

Programa 16

Y hasta el final el árbitro creo que da uno o dos minutos de prórroga, el balón va a banda derecha, meten el centro al área y cuando el balón va en el aire yo digo…Yo no sé a dónde va a ir primero, pero este balón va a acabar en mi seguro y así fue, el balón le va a Eri, Eri la toca de cabeza y ahí se para el tiempo para todos, a mí me da tiempo a pensar… con la derecha, con la izquierda, la controlo de primeras, todo y al final digo, ¡Tócala! si tiene que ir adentro va a ir o ,no y tiro con la izquierda que no es mi pierna buena y el balón entra como medio llorando, muy pegada al poste y gol.

Esa medalla de plata cuando a la vez ¿Te hace olvidar un poco el sufrimiento que has vivido?

Si, yo la tengo encima de la cama porque creo que es algo que es solo un metal, pero simboliza toda una vida. Ceo que es el sueño de cualquier persona que ama el deporte y en mi caso me salvó la vida, entonces creo que es mi manera de vivir, es mi filosofía de vida, por lo que al final mi corazón late y creo que eso representa que cada día me levante con muchas ganas de seguir en esto, de cada día superarme y sobre todo de regalarle a mi familia algo que les roben o que fue mucha vida y al final esa plata les da todo aquello que les quiten de golpe, porque al final no es sólo mío sino es de ellos y creo que esa plata tiene el nombre de mi padre y de mi madre y de mi familia, no lleva el mío ni siquiera.

¡Gracias! Me ha encantado hablar contigo de verdad.

Es obligatorio reír, es obligatorio reír y tenemos la suerte de ser una piña que ríe mucho juntas.

Que es imposible vencer a alguien que nunca se rinde porque tú puedes no ganar la primera vez, la segunda, tercera… pero si nunca te rindes, nunca te rindes, es que no te están venciendo no.

Existe un plan y un propósito, un valor para cada día. El deporte es una elección de vida desde el primer paso hasta que llegas a la cima, se vence el miedo, se superan barreras, te levantas tras la caída, aprendes después de una derrota, te niegas y después te aceptas. Hay que estar preparado para todo tipo de desafíos porque tu esfuerzo alimenta la victoria.

En el deporte el camino hacia el éxito es duro y siempre merece la pena.

Cree siempre en ti, nunca dejes de soñar.

Wow, sí

Esta es la manera de estar en mi cama mi vida

más tarde la ciudad con aire

Ausencia la vida

Programa 16

Tour Universo Mujer